Buscar este blog

22 de marzo de 2011

Para querer....

Estuve pasando por algo interesante en estos primero días de mis 33 añitos! Y lo que acabo de entender es que para querer hay que querer hacerlo. Es como autosugestionarse con respecto a algo.

Me paso viendo fotos de un chico que si bien quiere estar conmigo (o sea quiere coger) él no esta para nada serio. Los motivos que le impiden tener algo serio son varios; facultad, estudios, diferencia de edad, yo me mande una gran cagada cuando apenas nos conocimos. El punto es que èl no quiere nada serio… seriedad, cosa que busco desesperadamente últimamente y anga mante mi búsqueda! Y es justamente esta paranoiqueada en la que ando la que me demuestra esta teoría. El querer saber impetuosamente sobre esa persona, estar en contacto con el, buscar entre líneas escritas en chat ocasionales, entre fotos publicadas en paginas sociales, no sé! Intentar saber algo que con una conversación no descubrirías, eso que te hace querer saber sobre esa persona que está despertando tu afecto.

Y es adictivo, da gusto querer, da gusto sentir eso que esta genial, esperar con el corazón latiendo a mil un mensaje de respuesta sobre algo específico, aguardando con ansias la respuesta correcta. Ver una foto y por más feo que esa, verle hermoso anga mi vida por que sos tan lindo por favor me muero de amor!

La vida actual nos deja al desnudo con respecto a las paginas sociales y lo fácil que es saberle el día a día a alguien que sin querer es etiquetado en una foto que le tomaron si su consentimiento un fin de semana, o cuando escribe en su muro descubrir algún mensaje secreto que te lleva a deducir cosas, todo el tiempo y la paranoiqueada sigue!

Para querer hay que querer hacerlo y a partir de ahí entregarse al sentimiento avivado por el fuego de la pasión!! Pasión? No ni ahí! Avivado por el fuego de la paja mental que te podes hacer con esa persona! Independientemente a que esa persona esté o no contigo.

Antes era todo más mágico, porque lo que no podías saber con certeza te lo imaginabas, claro que eso hacía que tu príncipe sea más azul! Ahora la tecnología te muestra la cara de la persona a quien queres quererle con una crudeza que si bien, hablando racionalmente esta genial porque te permite ver objetivamente las cosas, que puta objetivamente las pelotas! Esta crudeza solo te sirve para que tu cabeza siga y siga y no pare!

Mi yo racional entiende lo tarada que ando para ponerme asi mientras que mi yo sentimental lo único que desea es que ese a quien estoy queriendo querer deje de querer solo coger y pase a algo más duradero en donde la complicidad y la compañía jueguen un rol principal.

Suspiro y dejo de tipear… mi yo racional sabe que mi deseo no es más que una gran paja mental.